MARATÓN ONCE NYC “ABRAZAR HASTA EL MARATÓN MÁS DOLOROSO”

Maratón 11… “aprender a abrazar hasta el maratón más doloroso”

Llegó el gran día, la uva doce de mis propósitos de Año Nuevo 2018 “Correr el maratón de NY y llevarme a mis hijas” Nueva York como ya les he contado es mi ciudad favorita y le tengo un cariño muy especial y desde hace unos años quería que mis hijas conocieran. Parecía que tendría que esperar otro año para que sucediera pero cuando menos lo esperaba y a pocos meses del maratón conseguí un número para correrlo, una Runny de Instagram se lesionó y me ofreció su lugar, hace unos días cuando le volví a agradecer me dijo “ese número era para ti” y real así se sintió porque cuando solté la idea de ir, regresó la oportunidad como literal caída del cielo 👆🏻🙏🏻

Así llegó el gran día, volamos a NY mi adorada hermana, mis hijas y yo, un viaje tan esperado me tenía nerviosa esta vez más por venir con ellas que por el mismo maratón.

Llegamos a la gran manzana ver sus caras de asombro cómo la que yo tuve la primera vez que volteé al cielo y me vi rodeada de rascacielos no tenía precio.

Fuimos a la Expo el mismo día que llegamos, recogí mi número y era simplemente increíble estar ahí y tener en mis manos el número tan anhelado para correr por segunda vez el maratón de NY, la Expo padrísima,  esta tan padre que llegas a pensar que lo necesitas todo! Jaaa es difícil controlarse pero Pía estaba ya dormida en una esquinita con Dany mi hermana y entonces unas cuántas fotos e irnos al hotel a descansar.

Al siguiente día fui a correr a Central Park con mis runnys Sofi, Majo, Gaby y con runnys que se unieron Silvia , Claudia y Xóchitl a quien conocía por Instagram y vive en NY, esto de tener la oportunidad de conocerlas en persona es algo que me encanta y agradezco pues siempre la sorpresa es grata y son aún más lindas de lo que instagram dice 🤗 Desayunamos muy rico, platicamos y compartimos unos tips para el maratón y por supuesto nos deseamos una gran carrera.

Ese día fue un día tranquilo, bueno, ya estábamos en central park así que solo fuimos a patinar

y en la tarde comimos pasta porque eso sí todas fueron muy solidarias para hacer la recarga de carbohidratos jaaa la porra también necesitaba mucha energía, yo volví temprano al hotel acomodé mis cosas y dormí temprano.

EL GRAN DÍA…

Desperté, en una silla estaba acomodado todo en el orden en el que me lo tenía que poner (así lo hago siempre para no olvidar nada) en la bolsa para el guardarropa ya tenía guardado lo que llevaría y mi comida. Le di un beso a las tres y salí del hotel rumbo al hotel de German Silva, me iría en un ferry con su equipo. Ahí un grupo de corredores, todos nerviosos y ansioso por llegar a Staten Island lugar del que arranca el maratón y al que llegas en camión en una hora y en ferry como 40 min en total. La hora estaba ajustada porque este ferry era el que salía más tarde con la idea de que los corredores no pasen tanto tiempo en Staten Island esperando el arranque (es una explanada enorme y hace mucho frío) lo cual es estupendo pero no si sales en la primera ola y te cierran el corral a las 9:25… llegué corriendo a las 9:15 pasé el puesto de seguridad y corrí en busca del guardarropa, ya iba tarde y había quedado de entregar su playera a una de nuestras corredoras de felices kilómetros que venía de Honduras, ya había pasado la hora que quedamos y de repente oigo “PRIS” “PRIS” entre la multitud, era ella entre miles de corredores me vió corriendo y saltando gente jaaaa le entregué su playera y seguí mi camino al guardarropa, eso sí pare por esta primera  foto !

Entregué mi bolsa pero había otro problema, me andaba de la pipí… piensa rápido llegas al corral y te vas con ganas o pasas al baño y te vas en la segunda ola… decidí formarme y mientras esperaba la chava de atrás que seguro vio mi cara de angustia al ver mi número me dijo ya cerraron tu corral, pero esto es más importante así que tranquila todo estará bien… nadie te entiende más que otro corredor y nadie tiene las mejores palabras para tranquilizarte…

Llegué al corral a esperar pero me acerqué a donde estaban los voluntarios cuidando y me dijeron “Wave 1” RUUUN y me dejaron pasar, ya saben le di mis “TEEEENKIUUUUS” y hasta me aplaudieron los demás de que me dejaron entrar jaaaa les digo, entre locos nos entendemos !

Cuando entré al punto de salida me encontré al esposo de una amiga de Instagram que Justo me trató de ayudar a buscar mi número cuando no tenía, ellos son Runners rockstars que sigo en Instagram (Paulleak y Matt Powers) y fue chistoso encontrarlos entre 62,000 corredores y que me dijeran que sí yo era la amiga mexicana de Candice (@candicehuffine ) ☺️ nos tomamos la foto,
nos deseamos una gran carrera y seguí el camino, frente a mí la majestuosidad del Verrazano Bridge, las palabras de despedida del director del maratón hasta este año Peter Ciaccia y quien hizo un trabajo admirable en cada maratón, las dos veces que lo corrí lo encontré por todos lados, desde cargando cajas, hasta recibiendo corredores en el maratón, se notaba que amaba lo que hacía, con palabras entre cortadas nos deseó una gran carrera a todos y después del himno el disparo de salida y la canción de New York New York de Frank Sinatra mientras arrancas… woaooooo esa salida es simplemente la más emotiva, única y espectacular, se siente como todos estamos ahí viviendo un sueño… 

mientras corría por el verrazano me encontré a otra corredora que sigo en insta y que es una mujer que hace una gran labor en su lucha por los derechos de las mujeres, (@alisonmdesir) la conocí en Boston y esta vez me la encontré en pleno puente qué locura!

Seguí corriendo, me sentía increíble todo era magnífico y me sentía muy bien, en cuanto al ritmo pasé los primeros 5 y los primeros 10k al ritmo esperado, pensé en subirle un poco y guardarme pero aún en ese ritmo me sentía un poco sobrada… (me la apliqué) Así que seguí a ritmo por debajo de 4:35…

Me encontré a Forrest Gump y me regresé a tomarme foto con él por supuesto… todo había comenzado tan padre! Pasé el kilómetro 15 … “ ritmazo Priscilla ritmazo” me decía jaaaa pasé el kilómetro 18 y entrando al 19 lo sentí todo, fue como si mis piernas hubieran dicho: sabes qué? Ya no! Lo sentí, recuerdo perfecto el kilómetro y momento en el que mis piernas de ir de maravilla dejaron de responder y cuando vi que no había ni pasado el medio maratón supe lo que me esperaba… crucé los 21k aún con un colchón de dos minutos para hacer PR pero con un dolor tremendo y me hice una pregunta que jamás me había hecho en un maratón ¿Cómo le voy a hacer para llegar hasta la meta? 😳 era muy pronto para sentir todo lo que sentía … pensé en que faltaban 5 kms para ver a mis hijas y mi hermana y confieso que otra vez pensé algo que nunca había pensado en un maratón: “Cuando las vea me voy a quedar ya ahí con ellas” “ya no quiero hacerlo”… el puente de Queens es el que cruzas para entrar a Manhattan, es mágico porque vas sólo con los corredores cruzando y de repente comienzas a escuchar a lo lejos los gritos de la multitud esperándote bajar del puente, es la locura! Mientras cruzaba, caminé y rompí mi regla “tú no caminas” y caminé di unos cuantos pasos en el puente, respiré profundo y dije: “aquí adelante están ellas, no te puedes derrumbar y además tienes que seguir hasta la meta porque si no llegas no hay medalla mamacita” así que DALE! y después de 5 pasos y unas cachetadas de conciencia seguí corriendo… por cierto casi no hubo música, en este maratón mi música era la gente… salí del puente, cargada a la derecha buscándolas, era toda una multitud ! Todos esperándote a ti, al menos eso parecía ! Y escuché sus gritos!

Ahí estaban… cada maratón que no estaban mis hijas siempre las imaginaba cuando veía niños echando porras… ¡Este momento lo había soñado tanto! y ahora era una realidad. Corrí hacia ellas, la barricada no me dejó abrazarlas pero nos tomamos las manos y también unas fotos increíbles! Este sin duda fue mi levantón, después de ver a mis hijas y mi hermana no volví a dudar que llegaría a la meta y aunque sabía que ya había perdido el ritmo para un PR todavía podía hacer un Boston Qualify time, así que sobre esa meta me enfoqué en terminar abajo de 3:35 sabía que mis piernas podían con ese ritmo de esfuerzo para llegar ya sin sufrir, siento que mis piernas y mi mente estaban cansadas y esa decisión me dio paz.
La 1st avenue es puro subir hasta el Bronx, es una parte pesada que parece eterna pero ya iba en calma, se trataba de ir “al pasito” toda mi estrategia de recarga la había hecho tal cual la hago siempre, en cada estación me detenía a tomar agua y gatorade, tenía mucha sed así que supongo iba medio deshidratada, estaba tratando de ayudarme de todo, sabía que eso es lo que tenía que hacer, encontré una estación donde podías parar a untarte un gel para el dolor, (se llama biofreeze) ya que avancé vi que muchos lo hacían y supuse era bueno pero ya lo que quería era seguir avanzando pero a la vuelta continuaba la estación y ya no dudé, paré y casi me puse a preguntar los componentes y que qué era a lo que casi me dijo “tú untatelo donde  te duela y me puso mucho gel en mis manos y venga en todos los cuádriceps que dolían marca diablo, yo no sé si fue placebo o si real tenía algún tipo de anestesia porque santo remedio al dolor desde ahí hasta la meta. En la estación del Bronx me tocaban gomitas y me detuve a comerlas y tomar agua y que me encuentro a Paloma una corredora seguidora de Instagram que me había avisado que estaría ahí esperándome.. y me dice Pris! Soy Paloma!

No saben qué gusto me dio porque alguien me dijo “and this is for you” y volteo y un cartel con mi nombre … woaoooo me sentí tan afortunada de esa muestra de cariño ! Que me dio adema un empujón rumbo a la meta. Más adelante escuché en la milla 23 a alguien que me gritó PRIS! Pensé que era por el nombre de mi playera pero esta vez fue.  ______ que también me sigue en Instagram y no tenía el gusto de conocer en persona… de verdad gracias !! Para ese momento no cabía ningún mal pensamiento solo alegría y agradecimiento por estar ahí rodeada de tanta energía tan padre y cumpliendo un sueño más… de regreso corres a un lado de Central Park y es la última subida pesada pero a la vez una de las partes más lindas y emotivas del maratón, encontré un ritmo cómodo para mis piernas porque sentía que no me daban para ir más rápido pero que a ese ritmo íbamos bien a la meta, este maratón lo quería disfrutar y el ritmo de PR no combinaba con ese goce, no esta vez… en la milla 24 vi un corredor parado tocándose las piernas y otro corredora tratando de ayudarle, tenía cara de calambres y me di cuenta que me quedaba una pastilla de sal, así que me regresé, me detuve y le dije ¿crambs? Take it, salt stick this is gonna take you to the finish line, go! Su cara, la recordaré siempre… 

 

Se acercaba la milla 25 donde estaría de nuevo mi Banda, mi barrio que me respalda 😜🤘 y no las veía hasta que unos gritos sobresalían de la multitud ! “PRISCYYYYYY HEEEEEYYYY” 😂😂😂 eran ellas ahora sí les di un beso ya iba con eso feliz hacia  la meta. Entró la llamada de un amigo para acompañarme en el cierre y me fui platicando con él los últimos dos Kilómetros, me ayudó mucho, siempre me habla en mis maratones 🤗, yo sólo le repetía lo cansada que me sentía y que quería llegar en tiempo clasificatorio a Boston, ahí supe que proyectaba 3:36 no 3:34 como yo pensaba pero ya no había nada que hacer, había dejado  activado el auto pause y no me di cuenta que cada que paraba mi reloj se detenía también y ahí estaban mis minutos extras, ya no era importante eso y me recordó que ya lo había hecho increíble en Chicago y que este maratón era para disfrutarlo y con esas palabras recibí el último empujón, FELIZ hasta la Meta,
ahí estaba, dando la última vuelta en Central Park entrando a los últimos 200 mts rodeada por todas las banderas del mundo, la de mi Mexico era la segunda y así levantando los brazos de alegría crucé la meta de mi maratón once!

Crucé FELIZ, esta vez no lloré pero no podía parar de sonreír, no podía creer que lo había logrado después de haber llegado a un punto máximo de duda de poder hacerlo, algo que nunca antes me había pasado, me sentí tan orgullosa de mi y de mi tiempo, pues aún cuando no fue el mejor, fue como si lo hubiera sido porque sin duda este fue el maratón que más trabajo me ha costado terminar y llegué por mi hermosa medalla.

 

 

Las muestras de cariño no terminaron ahí pues caminando al guardarropa que estaba como 1k después de la meta, se acercó a mi alguien y me dijo: “seguí tu recorrido, lo hiciste increíble y con Chicago encima, déjame darte un abrazo”… mi cara de sorpresa cuando supe que era una amiga de Instagram con quien entrené de forma virtual para mi primer NY hace tres años, loly Mendoza, venezolana que vive en NY y que estaba como voluntaria esta vez en el maratón, fue mi segundo regalo al cruzar la meta! Así, con tantas muestras de cariño cómo  no terminar tan feliz un maratón!

Y así  es esto de los maratones, no sabes cómo va a responder tu cuerpo hasta que estás ahí, no sabes cómo vas a vivirlo hasta qué estás ahí. Este maratón tuvo momentos en los que disfrutar no fue tan fácil como otras veces, momentos en los que mi mente se quebró, esa que creía tener dominada…

Pero lo que más me gustó es que mi amor por el maratón ganó, que en ese punto donde me rompí, decidí cambiar el plan, buscar un punto de equilibrio donde pudiera terminar mi maratón con una sonrisa, feliz, contenta, si el tiempo no me daría esa felicidad entonces la encontraría en esos momentos y personas que me acompañaron y me dieron fuerza para llegar hasta la meta y completar ese recorrido que físicamente dolía tanto… desde mi maratón 4 en las vegas prometí nunca menospreciar mis maratones por el tiempo, prometí siempre ser la primera en reconocer mi esfuerzo porque sólo yo sé lo que me cuesta cruzar cada meta y porque yo corro porque me hace feliz y eso sí estoy obligada a respetar siempre, este maratón es el maratón en el que más veces rompí mi regla de “tu no te paras”… mi maratón once me enseñó a abrazar hasta el maratón más doloroso y que a veces hay que detenerse para recoger los mejores momentos… #proud 😌✨ Maratón ONCE NYC 3:36 y mi mejor tiempo porque es el que más me ha costado ♥️

Gracias a todos, amigos, familia y desconocidos que quiero y me quieren por acompañarme en todos mis viajes, es un placer compartirlo con gente que me manda toda su energía positiva, se siente y se agradece siempre!

Una aventura más completada! Vamos por muchas más!

Agradecida con Dios siempre por llevarme  y acompañarme a correr mis sueños✨🙏🏻

#yademasCorredora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *